domingo, 19 de junio de 2016

COMO DISEÑAR UN BUEN LUGAR PARA APRENDER...


....Considerando al espacio como ambiente/escenario ... capaz de constituirse en un "lugar provocador"...

Para ilustrar esta idea quiero mostrarles imágenes del Jardín Maternal de Yotvata, un kibbutz típico en Israel, entre las saladas orillas del Mar Muerto y las cálidas aguas del Mar Rojo.

Recordando diferentes Escuelas Infantiles recorridas en aquel país, rescato fundamentalmente los espacios externos,  que llamaron nuestra atención (viajamos un grupo de docentes de diferentes países como Becarios de la Embajada de Israel para participar de un "Curso de Educación para niños pequeños"), estos espacios convertidos en verdaderos elementos facilitadores del aprendizaje

Como se puede observar en las fotografías, "el patio" se construye como "salida al mundo" en el cual se puede encontrar mobiliario, juegos, juguetes y demás elementos (alfombras, toldos,  elementos del hogar, etc.) que convierten los espacios en escenarios de juegos y aventuras. 


El diseño del espacio además, debe recuperar las características de funcionalidad, transformabilidad, seguridad y estética que requiere un ambiente provocador y que pretende constituirse como un      lugar de encuentro                                                       "promotor de la autonomía" 





domingo, 8 de mayo de 2016

Historias familiares y barriales en relación a la primera infancia - Programas - Canal Encuentro


Comienzo recuperando un concepto de Zambrano que me deleitó y me invitó a pensar: "el ANTIDESTINO", que en una lista de desafíos lo colocaría en el primer lugar, ya que me remite a una idea esperanzadora, positiva y muy movilizante, los invito a que lo instalen en sus propios escenarios pedagógicos!!!!

Y si DESAFÍOS hablamos...
Pensar en la Educación de las Primeras Infancias como un espacio de posibilidades, en el cual la Diversidad se traduzca en oportunidades pedagógicas, donde los docentes revisen sus representaciones acerca de ellos mismos como agentes transformadores y con políticas públicas que posibiliten la construcción de sociedades más plurales. 
En un proyecto de construcción cultural, donde se reconocen las trayectorias escolares, los docentes y adultos significativos de las familias se comunican "valorándose" mutuamente. Los invito a mirar estos escenarios del ANTIDESTINO...

Saludos!!!!

Historias familiares y barriales en relación a la primera infancia - Programas - Canal Encuentro

domingo, 3 de abril de 2016

Cuaderno de ruta, una herramienta en la construcción del rol docente



¿Para que incorporar el "Cuaderno de ruta" durante la  Residencia?



Para que nos acompañe en todo nuestro trayecto formativo, para tener una  herramienta habilitada por nosotros mismos, que nos inicie en el camino de las buenas practicas; para la reflexión y la revisión de nuestras acciones, favoreciendo la construcción día a día del rol docente.

Contribuye además a posicionarnos en el lugar del docente profesional, intelectual, que trabaja con el conocimiento y que puede generarlo; para quien la narrativa pedagógica, la investigación en las prácticas y la reflexión son fundamentales.

Pero también, el uso del cuaderno de ruta nos conecta con nosotros mismos y con nuestra propia biografía escolar. Registrar una experiencia,  una  situación, un recuerdo o una reflexión notable en relación a nuestra formación, nos aproxima a los conceptos de  Andrea Alliaud cuando propone que la "formación es un proceso de larga duración que comienza en nuestro paso por la escuela como alumno hasta la formación profesional y posteriormente continúa en el ejercicio". Esto se ve reflejado y cobra importancia en el cuaderno de ruta ya que, es allí donde emerge con fuerza, además del presente, nuestra autobiografía escolar.

Al  re-escribir nuestra historia como estudiantes descubrimos, que nos encontramos condicionados por supuestos, creencias, valores, modelos de enseñanza, concepciones, representaciones y saberes que  son producto de nuestro propio recorrido por el sistema educativo. Es por ello, que el cuaderno de ruta es una herramienta de la que no podemos prescindir, porque la reflexión implica una doble referencia del presente y del pasado.

Con él nos re-encontramos con nosotros mismos pero también con otros, allí soñamos, deseamos, proyectamos, nos enojamos, nos alegramos, reconocemos nuestros avances y nuestras dificultades, nos acercamos y diferenciamos de aquellos con quienes nos relacionamos, plasmamos nuestras inquietudes y seguridades, construimos nuestro propio capital cultural.

Finalmente, posibilita analizar la constitución de nuestra identidad docente, la conformación de un habitus desde los procesos de socialización e internalización de nuestros modos de ser, actuar, pensar y sentir la docencia.

NOTA: Cada cuaderno de ruta es único e irrepetible, cada uno tiene su estilo y modelo de escritura, y así también,  la posibilidad de transformarse en el camino, inventando o reinventando nuestro quehacer profesional.

viernes, 11 de marzo de 2016



EMPEZANDO UN NUEVO CICLO, UN NUEVO COMIENZO CON MUCHAS EXPECTATIVAS, MUCHAS IDEAS Y PROYECTOS.... COMO CADA AÑO REPASANDO RECORRIDOS TRAZADOS Y DISEÑOS NUEVOS POSIBLES....
PARA LAS FUTURAS DOCENTES, LES DEJO UNA REFLEXIÓN DE CANDIA,  QUE LES VA A AYUDAR A PENSAR...
NOS ESTAMOS VIENDO.... LAS SALUDO!!!






Hay que avanzar más allá del clásico mito de que para ser maestra jardinera alcanza con que los niños “le gusten”. 
Esto es una condición necesaria, pero no suficiente.
 El respeto y el compromiso con las infancias y la valoración de que somos mojones para los niños son fundamentales. Un buen profesor o docente, es aquel que se apasiona con el conocimiento, es aquel que tiene deseo de conocer y en consecuencia puede trasmitir su pasión al enseñar. 

Pasión, deseo, emoción, disfrute, alegría son condiciones necesarias para toda buena maestra… 

Pasión al enseñar, al disfrutar de un juego, al emocionarse con una canción al cantarla o escucharla, la alegría de compartir un momento tan importante en la historia de cada niño, la responsabilidad por sentirse y ser un referente para ellos, el compromiso con su tarea de enseñar, son aspectos claves que debería tener toda maestra jardinera. 

Resalto la idea de la pasión que se pone en juego cuando uno se da cuenta que lo que sabe no le alcanza y necesita seguir buscando respuestas, además de seguir haciéndose preguntas…. Si no somos “portadores de curiosidad” cómo podemos hacer para dinamizarlo en los niños, ya que ellos son curiosos por naturaleza, y nuestro desafío es saber capitalizarlo en experiencias ricas de aprendizaje. 

Una buena maestra jardinera es aquella que cree en las capacidades y posibilidades de los niños, que les planea desafíos a resolver, respetando la identidad del nivel inicial, sin caer en su primarización y sin arrebatarles a los niños la posibilidad de aprender algo nuevo. 

Una buena maestra jardinera es aquella que entiende que el enseñar es un acto político, que está atravesado por lo ideológico, y que puede comprender que con sus decisiones didácticas está contribuyendo a formar un sujeto-niño para una determinada sociedad. 
En consecuencia, la oportunidad de ofrecerles a sus alumnos la posibilidad de elegir, de pensar, de proponer; o contrariamente de ejecutar, de obedecer, de copiar no son decisiones ingenuas, son decisiones cargadas de valor ético- político y pedagógico.